El Fortin cuenta con dos sistemas de muros parallama para fosas de quema utilizadas en las líneas de venteo de pozo; el sistema de columnas y placas, y el sistema autosoportado.

Suelen ser construidos en forma de trapecio para evitar la propagación de llama hacia los laterales. Ambos sistemas de muros son trasladables, por lo que pueden desmontarse y trasladarse de pozo a pozo junto al equipo de perforación.

El sistema de columnas y placas premoldeadas se utiliza cuando se requieren dimensiones que oscilan entre los 4 y 5 m de altura, y se pretende proteger un largo de más de 20 m de longitud.

Consta de columnas de hormigón ranuradas que son empotradas en bases de hormigón, y placas de cerramiento de hormigón que se colocan entre columnas.

El sistema autosoportado tiene altura de hasta 3 m, y consta de módulos de hormigón armado premoldeado en forma de “T” invertida que se colocan sobre terreno natural. Estos no requieren de bases y empotramiento, ya que están calculados al vuelco para soportar el esfuerzo generado por el viento y el venteo del pozo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Galería | Muros Parallama