La construcción premoldeada presenta grandes ventajas cuando se requiere un gran número de piezas similares o cuando la construcción in situ no es la opción técnica/económica más apropiada. La fabricación en planta permite obtener estándares de calidad superiores a los logrados in situ debido a que todos los procesos se pueden controlar, tal como tiempos mínimos de transporte de hormigón, curado con vapor, utilización de moldes metálicos, correcta relación agua/cemento, etc.

Para el diseño de cada modelo se tienen en cuenta factores tales como la dimensión de las piezas para facilitar su transporte en camiones estándar, ángulos para posibilitar el desmolde, armaduras de hierro y colocación de insertos, puntos de agarre para el izaje, etc.

Su utilización más frecuente es:

  1.  Bases para AIB, compresores, etc.
  2.  Bases para válvulas, transformadores, dosificadores, etc.
  3.  Bases para soportes de cañería, flares, etc.
  4.  Bases para tanques de separación, calentadores, espumigenos, etc.
  5.  Bases para torres y tensores de alta tensión
  6.  Bases para columnas de iluminación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Galería | Bases